Declaración conjunta: Huelgas de hambre, alimentación forzosa y encarcelamiento

Miércoles 31 de julio de 2013

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

Fuente: Addameer.

Fecha: 31 de julio de 2013.

Palabra claves: Palestina, Huelga de hambre, Prisioneros políticos.

Ramallah Ocupada, 31 de julio de 2013 - Los abajo firmantes, organizaciones de la sociedad civil palestinas e israelíes, ante la ola creciente de discursos pronunciados en relación con las huelgas de hambre y la alimentación forzada a palestinos en las prisiones israelíes, a los detenidos en el Campo de Prisioneros Estadounidense en la Bahía de Guantánamo y en las prisiones de California expresamos nuestra solidaridad con los prisiones y detenidos en huelga de hambre diseminados por todo el globo terráqueo y expresamos nuestra oposición a la represión de las protestas legítimas mediante la utilización de medias de castigo y de alimentación forzosa.

En los últimos dos años hemos sido testigos de un crecimiento particular y sin parangón en las protestas realizadas por prisioneros. Estas protestas globales se han visto principalmente encabezadas por los prisioneros políticos, tales como - prisioneros kurdos en Turquía, de varias nacionalidades en el campamento de detenidos estadounidense en la Bahía de Guantánamo, palestinos en prisiones israelíes, prisioneros de consciencia en Bahréin y Túnez, prisioneros políticos en Rusia y China, solo para mencionar algunos. Los prisioneros realizan sus protestas por varias razones, donde se incluye la propia esencia de la “ofensa” que llevó a su encarcelamiento, su maltrato y las nocivas condiciones de su encarcelamiento. Igualmente hemos presenciado la huelga de hambre más grande jamás realizada antes en los Estados Unidos, con la participación de un estimado de 30 000 prisioneros de las prisiones de California al principio.

Estas protestas sin precedente alguno han puesto de relieve la política histórica de criminalización de la Resistencia política a la ocupación y a la opresión, la pobreza, la diversidad social y étnica y la búsqueda de asilo. Así miso las protestas han llamado la atención sobre las políticas económicas y sociales que son las causas principales de los encarcelamientos.

"La mayoría de los prisioneros a escala mundial provienen de sectores desventajados tanto desde el punto de vista social como económico, la mayoría sufrían por causas de la pobreza, el desempleo, la falta de vivienda, familias rotas, historia de problemas sicológicos y enfermedades mentales, abuso en el consume de drogas y de alcohol y [ …] Muchos se encuentran en prisión por delitos menores no violentos.” [1] (La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en su informe de 2006)

Más de 10.1 millones de mujeres, hombres y niños guardan prisión por todo el mundo. Casi la mitad de esta cifra se encuentra en los Estados Unidos, Rusia y China. [2] Bajo la pretensión que la negativa de libertades hace que las sociedades y los países sean más seguras, muchos gobiernos en el mundo alientan un castigo sistemático, cruel e inhumano así como en la tortura. Sin embargo, se ha demostrado que el encarcelamiento resulta contraproducente y no promueven la seguridad, y que debilita la estructura social y política que provoca la pérdida de empleos, el daño a las relaciones y a los lazos familiares, exacerba las condiciones sicológicas y mentales, deteriora la salud física y mantiene o incrementa el uso de la droga.

Además, el uso del encarcelamiento perpetúa las percepciones racistas y xenófobas hacia los pueblos indígenas, las minorías sociales, religiosas y raciales y hacia otras sociedades y hacia las comunidades marginales y las representa como amenazas al orden social y mundial como resultado de su supuesta criminalidad.

Situación actual:

Israel y el territorio palestino ocupado: La Protesta: Doce prisioneros y detenidos políticos palestinos (cinco de los cuales tienen ciudadanía jordana) se encuentran en estos momentos en huelga de hambre en protesta por persecución política, su arbitraria detención, las políticas hostiles y las inhumanas condiciones de encarcelamiento. Los períodos de sus huelgas oscilan entre 31 y 95 días. Estas huelgas de hambre se han estado produciendo desde la segunda mitad de 2012. Reacción por parte del Estado: El gobierno israelí se encuentra en estos momentos en el proceso de redactor un proyecto de ley que permitirá la alimentación forzosa de los prisioneros palestinos políticos en huelga de hambre. El proyecto de ley es una propuesta del Ministerio de Justicia así como de las agencias de seguridad e inteligencia y está claramente diseñado para someter a los prisioneros. Consideramos que la toma de decisión médica, tanto desde el punto de vista profesional como ético, no debía, bajo ninguna circunstancia, verse regulada y controlada por intereses políticos o agencias de seguridad.

Estados Unidos: Campo de Detención Estadounidense en Guantánamo, Cuba. La Protesta: A partir del mes de febrero de 2013, un número considerable de detenidos se han declarado en huelga de hambre en protesta por su indefinida detención sin haber sido presentados a juicio y en la oposición al maltrato de sufrieron de manos de las autoridades de la prisión. Reacción del Estado: Muchos de prisioneros en huelga de hambre han sido alimentados a la fuerza, y otros han recibido amenazas de una alimentación forzosa.

Prisiones de California, incluida la instalación de seguridad máxima Pelican Bay, Estados Unidos. La Protesta: Unos 30,000 prisioneros se declararon en huelga de hambre en julio de 2013, en protesta por las injustas condiciones de vida y la segregación masiva en lo que el estado denomina “Unidades Segura de Alojamiento” donde se mantienen a los prisioneros en total confinamiento solitario por espacio indefinido. En estos momentos existen un poco menos de 1000 prisioneros en huelga de hambre.

Reacción del Estado: La autoridades penitenciarias han tomado varias medidas en un intento por detener la huelga de hambre e incluso han amenazado a los prisioneros con la alimentación forzosa; han aislado a los dirigentes de la huelga; han revocado las visitas de los familiares y el correo; han prohibido las visitas de los abogados; y les han negado a los prisioneros el acceso a sus archivos legales.

Conclusión:

Resulta evidente que los estados no están dispuestos a modificar sus políticas de encarcelamiento ya que de hacerlo esto entrañaría desafíos políticos y sociales así como cambios. En lugar de esto ellos, por lo tanto, se afanan por justificar estas acciones, controlando las protestas en las prisiones así como las protestas formuladas por la sociedad civil. Sin embargo, resulta crucial ocuparse de la situación precaria de uno de los segmentos más vulnerable de la sociedad – en general los prisioneros y en particular aquellos prisioneros en huelga de hambre. Bajo ninguna circunstancia se debe hacer uso de la alimentación forzosa; la alternativa de legalizar esto y alimentarlos a la fuerza es algo igual a legalizar la tortura y el tratamiento inhumano; mientras que la ética médica y el profesionalismo debería ser fundamental en el tratamiento de este tipo de protesta y se deben respetar y aplicar.

[1]Medias no privativas y privativas de la libertad: alternativas para el encarcelamiento. Naciones Unidas. Oficina sobre la Droga y el Delito. Nueva York.2006: http://www.unodc.org/documents/just... .

[2] http://www.scribd.com/doc/77097293/... .

Ver en línea : http://www.addameer.org/etemplate.p...

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |