Filipinas: Grupos defensores de los derechos condenan los ataques aéreos en Sagada, y en otras partes de la Cordillera

Viernes 6 de septiembre de 2013

Todas las versiones de este artículo: [English] [Español]

Fecha: 2 de septiembre de 2013.

Tipo: Fuente de noticias: BULATLAT (Ronalyn V. Olea, Autor).

Palabras claves: ataques aéreos, violaciones de los derechos humanos, Oplan Bayanihan.

“Los ataques aéreos y los ametrallamientos desde el aire ocurridos en Sagada, provincia de Mountain, han afectado la fuente de sustento de las personas – el bosque, los recursos hídricos y las granjas. La seguridad de las personas igualmente se puso bajo riesgo con la forma en que se realizaron las operaciones.” – Alianza por los Derechos Humanos de Cordillera.

Manila — Grupos de derechos humanos condenaron los ataques aéreos lanzados por fuerzas de la seguridad del estado en la región de Cordillera, el último de los cuales se produjo en Sagada, provincia de Mountain, el pasado 30 de agosto.

Según lo expresado por la Alianza por los Derechos Humanos de Cordillera (CHRA), efectivos de la Policía Nacional de Filipinas y de la Fuerza Aérea de Filipinas lanzaron ataques aéreos y ametrallamiento desde el aire dentro de las cadenas montañosas Demang en Sagada el 30 de agosto cuando buscaban a guerrillas del Nuevo Ejército Popular (New People’s Army (NPA)). Las operaciones comenzaron alrededor de las 8 de la mañana y duraron hasta mediados de la tarde del día 31 de agosto.

El CHRA informó que los bombardeos afectaron a las municipalidades de Sagada, Besao, Sadanga y Bontoc en la provincia de Mountain y Tubo, Abra. Pueblos indígenas que pertenecen a las tribus Fidelisan, Dallic y Bontoc se vieron afectados en la medida en que los ataques aéreos tuvieron como blancos a los terrenos de caza comunales, a las granjas de café y a las fuentes de abasto de agua de las cinco municipalidades.

Se informa que en las operaciones se utilizaron dos helicópteros. Existen informes que afirman que elementos del 50 Batallón de Infantería encabezados por un cierto Coronel. Sibayan acamparon en la escuela primaria Aguid y en su cancha techada.

“Recordamos, enérgicamente, a las fuerzas de la seguridad del estado de lo estipulado por la Ley Internacional Humanitaria que destaca que las partes involucradas en un conflicto armado deberán limitarse de inferir daños a civiles y a sus propiedades”, manifestó Jude Baggo, Secretaria General de CHRA. ““Los ataques aéreos y los ametrallamientos desde el aire ocurridos en Sagada, provincia de Mountain, han afectado la fuente de sustento de las personas – el bosque, los recursos hídricos y las granjas. La seguridad de las personas igualmente se puso bajo riesgo con la forma en que se realizaron las operaciones. Se les debe pedir cuentas por el impacto y los daños conferidos a las personas.” El grupo dijo que todavía está por conocerse la cifra de bajas y está por evaluarse el costo de los daños producidos. El CHRA criticó al vocero de lal PNP-Cordillera, Superintendente de la policía, Davy Vicente Limmong por haber afirmado con tanta ligereza que no se había producido ningún daño colateral en el ataque.

El CHRA expresó además que “el ataque aéreo y las operaciones han dejado a las comunidades afectadas en un estado de temor lo que las ha llevado a paralizar sus actividades cotidianas de subsistencia.”

El grupo defensor de los derechos humanos comentó que se trata del segundo incidente de ataques aéreos en Cordillera. El primero de estos incidentes se produjo en Malibcong, Abra el pasado 31 de mayo, donde, según refiere el grupo, se causó estrés sicológico y emocional a la comunidad.

El CHRA expresó que los ataques aéreos forman parte de la Operación Plan Bayanihan organizada por parte del gobierno de Aquino. “Se le ha denominado como una política de paz y desarrollo del gobierno, pero quien lo sufre es el pueblo, y denominan esa política como ‘panaglabsing ken didigra‘ (violación y destrucción). Es algo doblemente perturbador que el Estado haga uso de los impuestos tan arduamente obtenidos por los ciudadanos en contra de ellos mismos. Es algo que se debía terminar de forma inmediata,” expresó Baggo.

En una declaración por separado, la Alianza Popular de Cordillera (People’s Alliance (CPA)) exigió la rendición de cuentas de parte de todas las fuerzas estatales involucradas en los bombardeos en la provincia Mountain. El CPA pidió a los funcionarios locales en la provincia Mountain y en Cordillera y a todas las personas y organizaciones amantes de la paz para que condenen la militarización y demanden la reanudación de las negociaciones de paz entre el gobierno de Filipinas y el Frente Nacional Democrático de Filipinas (NDFP).

“Estas destrucciones representan un serio impacto económico para nuestras comunidades indígenas, con la contaminación de las fuentes de abasto de agua y la amenaza a la seguridad alimentaria. Tememos que las bombas puedan impactar las líneas de abasto de agua hacia comunidades como las de Mainit y Guinaang. Esta zona ha sido histórica, masiva y repetidamente bombardeada, ha recibido ametrallamientos de forma indiscriminada y las comunidades se han visto militarizadas lo que ha traído como resultado diversas formas de violaciones de derechos humanos,” manifestó el Secretario General de CPA , Abigal Anongos.

El CPA considera que el Presidente Benigno Aquino III, en su carácter de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Filipinas, es el responsable de las violaciones a los derechos humanos en los territorios de los pueblos indígenas, por el daño y la destrucción cometidos a sus comunidades.

Igualmente el grupo culpó a Oplan Bayanihan por los ataques. “Nosotros, el pueblo, no sacamos ninguna ganancia de todo esto. Preguntamos, ¿cuánto se gastó en las operaciones militares en Sagada? Exactamente ¿cuánto gasta el gobierno nacional en Oplan Bayanihan? ¿Qué cantidad de fondo discrecional y de Fondo Prioritario para la Asistencia al Desarrollo se utilizó? ¿Cuánto cuesta una bala? ¿Cuánto cuesta una bomba? ¿Un helicóptero de ataque? ¿el combustible de un avión? Tomen en cuenta que los pueblos indígenas en Cordillera y el resto del país históricamente se han visto marginalizadas y relegadas, y en que el dinero y los recursos del pueblo se utilizan en cosas sin sentido. Son estos los mismos recursos que se utilizan para matar personas, destruir tierras ancestrales, comunidades, papayew, bisques y fuentes de agua. ¿Acaso es éste el ‘tuwid na daan’ (camino derecho) del que tanto habla en Presidente Benigno Aquino III?” se pregunta Anongos.

Ver en línea : Filipinas: Grupos defensores de los derechos condenan los ataques aéreos en Sagada, y en otras partes de la Cordillera

Tejiendo Redes.
C/ Hermanos García Noblejas, 41, 8º. 28037 - MADRID.
Tlf: 91 4084112 Fax: 91 408 70 47. Email: comunicacion@fidc.gloobal.net

SPIP |